The Disappearing Front Porch

Before they go to kindergarten, children in Chicago learn to hit the floor at the sound of gunfire.One child age 16 or younger is murdered in the city every week on average. This has been happening for more than a quarter century, police records show. Neither homes nor streets are safe. Those are the first and second most likely places to get murdered in Chicago since 2001.The damage feels irreversible for those living this reality. Four families share what it's like to have their safe havens stolen, and describe their fight to take them back.Chicago (CNN)Gunfire erupts in the middle of the day. Etyra Ruffin, 10, is sitting on her father's lap on her grandma's front porch. Her friend, 11-year-old Devin Henderson is playing a video game downstairs near a window. In a split second, all hell breaks loose. "Get down!" Etyra hears people shouting. Devin's mother, Nanette Rios, starts screaming his name. He gets down on the floor as bullets hit the porch deck, splintering the wooden base. Nanette grabs Devin and drags him to her room as another bullet strikes the steel steps below the porch. Eytra's father, Travis, stumbles into the house and shields her from the gunfire. She notices her dad's shirt is covered in blood. Downstairs, in the bedroom closet, Nanette anxiously waits with her son. It's the safest spot she can think of. "Oh my God. Oh my God," Nanette repeats, waiting for the gunfire to subside. Finally, silence. Etyra with her grandmother on the porch where she was shot.Nanette's family is safe. She races out of her apartment and calls 911. She prays no one is dead as she runs to check on her neighbors. She sees Travis, Etyra's father. He had been shot in the back of the head, under his arm, in his chest and his leg. Nanette grabs a face towel and covers a wound on his neck. She tells him to focus on her. Then she spots a wound in his arm and wraps it tightly. Etyra's arm is bleeding. She is crying and in pain. But she's terrified about her dad."He got blood all over him," Etyra says. I'm not going to see him again, she thinks. This was September 1. Travis survived. For the past 15 years, someone has been murdered on a porch every three weeks on average, according to Chicago police records. Many are shot because they find themselves innocently in the line of fire. Sometimes they are caught in the middle of drug deals or gang violence. Other times it's about who they know or hang out with. Etyra is lucky. She dodged 12 bullets, faring with only a graze wound. She dreams of being a doctor someday and hopes being part of a grim statistic in Chicago won't hold her back. As Etyra talks about her hopes, the reality around her drowns them. Engines turn on and off as people cross the street to buy drugs in her neighborhood. Some walk down the street screaming profanities, flicking baggies or rolling joints. Devin seems keenly aware. He knows that throwing gang signs can get him killed, that guns are everywhere and that safety is scarce. So he doesn't go outside. "I feel scared in Chicago," Devin says. "All these people getting killed, I feel sad. I feel scared. I don't want to be shot."Michelle Stephan wakes up to the sound of gunfire and hears her family shrieking. "Not Dawson, please don't say it's Dawson!" they scream. She jumps out of bed and runs to her back deck, wearing pajamas and no shoes. Her son Dawson was outside talking with a friend before she went to sleep. He is now lying in the same spot on the deck.It is the 12th time her house has been shot at in three years. This time her 16-year-old son was shot in the head. Michelle bursts out crying and rushes up the steps of the deck. Her daughter-in-law calls 911. With her other son's help, she carries Dawson down the steps and toward the front gate. "Please don't go. Please don't go, just let me know you're staying with me. Stay with me," Michelle begs Dawson as they approach her van. Dawson's blood runs down her arms.Police arrive as Michelle tries to close the door of her van to rush Dawson to the hospital, but officers stop her, telling her paramedics are on the way. An ambulance rushes away with Dawson. Barefoot and in her blood-soaked pajamas she jumps in a police car and is driven to the emergency room, she says.Michelle keeps a memorial for her son Dawson in the living room. Dawson was on life support for six days before he was pronounced dead."It was very traumatic to sit there and watch him slowly die," Michelle says. "Feeling the warmth of his hands and his body and watching the coldness just leave."Michelle keeps her blood soaked pajamas in a clear plastic bag and says she hugs them and holds them close to her heart. It's how she can feel her son hug her back. She created a memorial on the back deck where her son was sitting before getting shot. No one is allowed on the deck, only a pot of white flowers rest there to remember Dawson, she says."Is there such a thing as a safe place?" Michelle asks. "What kind of country is this when you can't sit on your patio?" Police found nine shell casings at her home. Michelle doesn't feel safe inside her house either. She points to bullet holes that cross her entire house, from the front living room window, to her kitchen cabinets in the back of the house. Bullets puncture her entertainment center, a wall, and even a door frame. Investigators counted 34 bullet holes total. Police say they've been called to this home many times before and that it's known for gang-related activity -- an accusation Michelle adamantly denies.Michelle hangs thick blankets over her front windows to calm her fears. She worries a shooter could aim toward a shadow inside her home. "It's getting worse, and believe me, I used to be someone who would say it would never happen around here. It could never happen; it's such a beautiful community. And it has happened," Michelle says. "There is no safe place. As crazy as it sounds, it's true. You have to watch and be very diligent."Most murders in Chicago have occurred in homes and streets since 2001. Guns are used in 90% of the killings, according to Chicago police. The violence is not isolated to one neighborhood. Each dot shows the location of a homicide in a place considered a safe space – a home, an apartment, a front yard or porch – since 2001.Source: Chicago police department, as of 12/1/2016Stephanie sometimes drives to a park far away so her kids can play outside.Stephanie Armas glares over the metal gate from her front porch and begins her daily morning patrol.She observes the vibe of the street with a keen eye. Stephanie walks towards the local liquor store and back home, tracking who is coming and going. Only then she decides if her grandchildren can play outside.It's hard to tell if it will be a calm day, or one when gangs will try to settle a score."If they are having some kind of disagreement on either one of the corners, I don't allow my kids to come out," Stephanie says. "I'm ready to buy everybody bullet-proof vests the way they are popping these kids." When she sees a heavy police presence or random people casing the street on bikes, she doesn't let her children outside either, she says. Instead, she teaches them to duck and dodge bullets and stay away from windows."It hurts me to tell them that they can't go out to enjoy the fresh air and play in the sun," Stephanie says. "It's very disheartening to have to tell them that; but it keeps them safe." Stephanie moved to the Grand Crossing neighborhood to avoid being on constant guard. She left the infamous Englewood neighborhood on Chicago's south side about six months ago, hoping her grandkids could play outside in a new ZIP code. But, that's not what happened. "It's terrible," Stephanie says. "It's just as bad here in this neighborhood as it is in Englewood."The most common place for murders in Chicago, since 2001, is a city street, police records show. Shootings happen so often, Stephanie says, people even use shooting locations as landmarks and can easily rattle them off. It sounds something like this:"This guy was shot here. The little girl was shot there. Remember on the next block the bullet hit this guy?" Stephanie says.Stephanie's family hasn't fallen victim to Chicago's violence, and she wants to keep it that way. "There is violence everywhere. You can't run from it." Stephanie says while standing on her front steps. "It's the city we live in; but you have to learn how to survive in it."On a sidewalk in Englewood, Quentin Mables ponders how to free his childhood neighborhood from chronic violence. The homes on either side of him are riddled with 30 to 40 bullet holes. He knows how his neighborhood got this way, and how easy it is for young men to get sucked into the cycle of violence. Quentin started carrying a gun to protect himself and his family after he and his friends were shot at while playing basketball. Quentin hit rock bottom when he woke up in an eight-by-ten jail cell in 2014, facing a weapons charge. He remembers leaving behind his daughter, Zariyah, who was only three years old."That's what hurt me the most," Quentin says. "I knew that there was a little girl that needed my help, that needed my time." Quentin uses that experience to propel him to build a better future for his daughter and to lift his community out of violence and poverty.His contribution is easily seen by driving down Honore Street in Englewood. The house on the corner of 64th Street turns heads, with its colorful fence decorated with art and a beautiful garden. They call it the "Peace House," and it's the home of the non-profit organization "I Grow Chicago." Quentin is the co-executive director and the yoga instructor.Quentin teaches children yoga at the Peace House.It is a place with summer and after-school programs for children. Parents can also get school supplies, toiletries and clothing for their families when their budgets are tight. "If there was a Peace House on every block in Englewood, you wouldn't see the violence you normally hear about," Quentin says. "The more and more we bring in resources, the more and more that you will see the crime deteriorate." Part of the success is due to how the Peace House was built -- literally. Robbin Carroll, who isn't from the neighborhood, bought the dilapidated home with its overgrown yard in 2013. Shortly after the purchase, she founded I Grow Chicago. She hired young men -- some covered in tattoos, others with long rap sheets -- to rebuild it and to plant the garden. Her strategy was to help people in the neighborhood help themselves. But police officers warned her she was taking a huge risk. "The man you are doing this with is a cold-blooded killer," Robbin remembers an officer telling her one day while she was gardening. Robbin didn't flinch. This was not about what the men had done in the past, but what the community could do together to move forward. "If we each took a block and made the block thrive, we could completely end all this chaos," Robbin says. Quentin and Robbin say the violence around the Peace House has dropped; they remain optimistic, but cautiously so. In the middle of the night about eight months ago, Robbin says a bullet shattered the upstairs window and punctured the wall of the tutoring room. She refuses to patch up the hole left in the drywall."You are safe emotionally in our house; but I can never say that you can be safe here. So I refuse to putty over the bullet hole," Robbin says. "That always reminds us that it could be one of us in that spot."CNN's Jake Carpenter, Leonel Mendez, and Kenneth Uzquiano contributed to this report.

The  Disappearing  Front Porch 1

get in touch with us
Artículos recomendados
¿En qué época del año son las ventas de toallas faciales?-2021 empresa de toallas faciales de alta calidad
15 DE MARZO de 1981 Esta es una versión digitalizada de un artículo del archivo impreso de The Times, antes del inicio de la publicación en línea en 1996. Para preservar estos artículos tal como aparecieron originalmente, The Times no los altera, edita ni actualiza. Ocasionalmente, el proceso de digitalización introduce errores de transcripción u otros problemas. Por favor envíe informes de tales problemas a. ------------------------------------------------------------------------------- KAREN LOHELA WOODWORTH es escritor e instructor de francés en la Universidad de Ohio. Por KAREN LOHELA WOODWORTHFrance es caro, dicen los viajeros que regresan, pero no es necesario. Es cierto que $100 pueden comprarle solo una noche en un gran hotel; por otro lado, $100 también pueden cubrir los costos de varias semanas de campamento, que es lo que hicimos mi esposo, Bob, y yo. Y no estamos mochilando a los estudiantes que lo enganchan entre los albergues; somos un pediatra un escritor que, para mantenernos civilizados entre sí y con el mundo en general, consideramos comodidades como las duchas de agua caliente diarias y la ropa limpia de primera necesidad. Los conseguimos acampando en los terrenos de los castillos, usando sus instalaciones de baño y lavandería y disfrutando de sus entornos similares a los de un parque. Descubrimos que hay una red de propietarios de castillos en toda Francia que dan la bienvenida a los campistas, y la economía es solo uno de los atractivos de un viaje de una de estas casas de campo a otra. Bajamos por el valle del Ródano en la Autoroute du Soleil, que estaba repleta de vacacionistas que transportaban botes y remolques hacia el Mediterráneo. Al sur de Lyon, en Chanas, recogimos la Ruta Nacional 7, la carretera de dos carriles que serpentea a lo largo del río Ródano y que solía transportar todo el tráfico norte-sur antes de que se construyera la autopista paralela a ella. Estábamos buscando el Chateau de Senaud, donde esperábamos acampar esa noche. No tenemos una reserva, pero todavía era temprano en la tarde. Un pequeño letrero apuntaba a un camino vacío que se abría paso a través de relucientes campos de granos. Lo seguimos, perdiendo por poco una cosechadora que de repente salió de un granero que daba a la carretera. Un camino estrecho atravesó árboles oscuros, pasó un campo, sobre un arroyo y cuesta arriba a través del bosque. En la parte superior estaba el recinto del castillo. Entramos por un arco en gruesos muros de piedra amarilla. En el interior, una casa de techo azul de elegantes proporciones dominaba un grupo de edificios bajos. En la oficina fuimos recibidos por una mujer vestida con una falda negra, un suéter blanco, calcetines oscuros y sandalias resistentes. La Comtesse D'Armagnac de Castenet, supimos más tarde. ¿Tres noches? Sí, podríamos estar acomodados. Por favor, síguela. Anuncio La condesa caminó rápidamente por un carril de guijarros mientras trotábamos detrás. Pasamos por una pequeña tienda de comestibles en una construcción de piedra y un bloque de instalaciones sanitarias de un piso. Al otro lado de un muro de piedra llegamos a la zona de acampada. Redujo la velocidad y señaló a su izquierda. ¿Estaba todo bien? Sí, perfecto. Ella nos despidió. Anuncio Cavamos en nuestra camioneta prestada, sacamos nuestra tienda y la instalamos rápidamente en uno de los campamentos más agradables e inusuales que hemos encontrado en cualquier lugar. Pero no es único, descubrimos. El Chateau de Senaud es uno de los más de 40 campamentos privados en una red llamada Castels et Camping-Caravaning; la red fue fundada en Francia en 1959 por propietarios que intentaban mantener sus propiedades intactas a medida que aumentaban los costos de mantenimiento. Los campamentos deben cumplir con ciertos estándares altos con respecto a las instalaciones y servicios, pero cada propietario administra su propio campamento. Me pareció divertido conocer a propietarios con títulos, uno podría pensar en ellos como la nobleza trabajadora, involucrados en la operación diaria de sus campamentos: supervisar la tienda de comestibles o el restaurante del campamento, cortar el césped o saludar a los invitados. Además de los campings, algunos propietarios también ofrecen alojamiento en el propio castillo o alquilan remolques amueblados. (Lo que los europeos llaman caravanas). Pero estábamos bien equipados con lo básico: sacos de dormir, colchones de aire, linterna, tela de tierra y nuestra carpa, una Eureka liviana y con soporte externo que se anuncia como una carpa para cuatro personas pero que en realidad es adecuada para dos. Habíamos metido todo el equipo en una gran bolsa de lona que podíamos registrar como una pieza de equipaje. En el Chateau de Senaud pagamos menos de $6 por noche; el promedio para la mayoría de los sitios de Castels es de $5 a $8 por noche para dos adultos en una tienda de campaña. Senaud es de tamaño promedio y tiene capacidad para 300 campistas. (Los campamentos de Castels miden el tamaño por número de personas en lugar de los campamentos, ya que los campamentos individuales no siempre están marcados). Está abierto del 1 de marzo al 30 de noviembre. En julio y agosto, cuando estuvimos allí, se llenó a media tarde. La mayoría de los campistas eran franceses u holandeses, pero también había algunos invitados ingleses, alemanes y belgas, e incluso cuando el campamento estaba lleno no nos sentíamos apretados. Las instalaciones de baño y baños en los sitios de Castels eran excelentes; muchas duchas de agua caliente, inodoros con descarga y una toma de corriente para mi secador de pelo. (Mi secadora cambia de 120 a 220 voltios y traje un enchufe adaptador para que quepa en los enchufes europeos). Senaud tiene dos juegos de instalaciones, una instalada en una dependencias cerca del castillo y la otra, una fila más nueva de una docena de compartimentos individuales que contienen ya sea una ducha, Un inodoro o un lavabo con espejo y toma de corriente. Detrás del bloque sanitario hay grandes lavabos para lavar los platos, una fuente para beber y una lavadora. Muchos campamentos tienen lavadoras y secadoras que funcionan con monedas, lo cual es útil porque las aldeas cercanas pueden no tener tales instalaciones. También hay otras comodidades que distinguen los sitios de Castels de otros campamentos europeos. En el Chateau de Senaud, por ejemplo, me encantó la tienda de artesanías que la hija de la condesa abría cada noche en una de las antiguas dependencias. Los invitados fueron bienvenidos a buscar entre los tejidos y la cerámica de fabricación local y charlar con Mademoiselle. Al enfrentarse a la tienda de artesanías y meterse en lo que habían sido establos, se encuentran una pequeña galería de arte, una sala de juegos para niños y un bar. Me gustó la caminata por la colina boscosa y cruzar el arroyo hasta la piscina, en medio de un campo abierto. La cancha de tenis estaba al borde del campo, junto al bosque, y estaba sombreada al final de la tarde. La tienda de comestibles estaba abierta por la mañana y por la noche para vender frutas, refrescos y vino, algunos alimentos enlatados y congelados y barras de pan crujiente. Estábamos acostumbrados a comprar un bloque de hielo todos los días, lo que mantendría la comida en nuestra pequeña nevera fría durante 24 horas, pero la tienda de Senaud no vendía hielo. En cambio, como muchos campamentos, Senaud permitió a los campistas usar la congelación profunda de la tienda de comestibles para congelar durante la noche los recipientes de plástico sellados de refrigerante que se han vuelto populares para su uso en cofres de hielo. Los campamentos suelen cobrar de 1 a 3 francos (25 a 75 centavos), dependiendo del tamaño de los contenedores. Mantuvimos nuestra nevera equipada con artículos que consideramos básicos: manzanas Granny Smith, plátanos, yogur, jugo, agua, una botella de vino, queso y carne en rodajas, cornichons, pepinos y tomates, mostaza, Mantequilla y mermelada. Después de una caminata temprano en la mañana hasta la tienda de comestibles del campamento para disfrutar de una baguette a veces todavía caliente y algunos croissants escamosos, tuvimos todos los ingredientes de un abundante desayuno y almuerzo. Las noches las reservamos para buscar restaurantes y probar especialidades regionales; $10 a $15 por persona solía ser suficiente para una buena cena de tres o cuatro platos con vin ordinaire. En Senaud, realmente no importaba que el castillo en sí estuviera un poco descuidado, con un ala cerrada y crecida con enredaderas. El castillo reinaba sobre las carpas azules y naranjas esparcidas por sus flancos como una gran dama decidida a mantener la respetabilidad y la propiedad a pesar de las circunstancias ligeramente difíciles. Los turistas a menudo simplemente disparan a través del valle del Ródano, con tal vez una parada nocturna entre París y la Costa Azul, pero es una región que vale la pena explorar. Iglesias, abadías, castillos, restaurantes y viñedos que se hornean al sol atraen al viajero más lento. Al oeste del Ródano se encuentra el Ardeche, un campo montañoso cortado por las gargantas de los ríos y lleno de pueblos que experimentan un renacimiento de la artesanía local. Al este del Ródano se encuentra el valle del río Drome con aroma a lavanda; la fuente de los Drome son los Alpes. El Chateau de Senaud está bien situado para viajes paralelos a Ardeche y Drome. A una docena de millas al sur de Senaud, por ejemplo, se encuentra la colina de granito en terrazas del Hermitage, que se eleva sobre una curva del Ródano en Tain-l 'Hermitage. Los romanos hicieron vino aquí, y los viñedos todavía producen las denominaciones Hermitage y Crozes-Hermitage. Al otro lado del Ródano y al norte, aproximadamente a la misma distancia, a lo largo de una colina empinada perfectamente alineada con el sol, se encuentran los viñedos de Cote Rotie. Aquí uno está cerca de Vienne, una ciudad conocida por su templo y teatro romanos, sus claustros románicos y su catedral gótica, y por el restaurante llamado Pyramide. Anuncio No llegamos a Pyramide, pero descubrimos una buena cena más cercana a Senaud. Diez minutos en coche al sur en St. Vallier es un pequeño y elegante restaurante al que se entra por el patio del Hotel des Voyageurs. Sus cenas de precio fijo de cuatro platos ingeniosamente servidas comenzaron en $9. Aunque el Chateau de Senaud era mi favorito, otros campamentos de la red Castels eran casi tan agradables. El Chateau de Boisson de paredes gruesas se encuentra a 63 millas al noroeste de Aviñón en el departamento de Gard. Aquí el sol caliente madura melocotones, albaricoques, cerezas, melones y uvas, y el clima de verano es glorioso. En el borde occidental del Gard se elevan las bajas pero escarpadas montañas de Cevennes donde Robert Louis Stevenson tomó sus "Viajes con un burro". El castillo del siglo XVII, fuera de los caminos trillados en las estribaciones de los Cevennes, era pequeño, en cuclillas y una especie de hogareño. Los setos bien planificados marcaron cada campamento, ofreciendo un buen toque de privacidad. Boisson es más pequeño que Senaud, solo tiene capacidad para 150 campistas, y se recomiendan reservas con un día de anticipación. Compruebe que no es un robot haciendo clic en el cuadro. Dirección de correo electrónico no válida. Re-enter.You debe seleccionar un boletín para suscribirse. Vea todos los boletines del New York Times. Los paseos por el campo nos llevaron por campos de lavanda, tomillo y vistosas flores de escoba amarilla. Había una colección de libros con orejas de perro, una piscina y pescar en el río para los más deportivos, habitaciones para alquilar en el castillo y un pequeño restaurante y bar por las noches abiertas en el sótano del castillo. También hubo una campana fuerte en la capilla vecina que tocó el cuarto de hora toda la noche; Ojalá tuviera un juego de tapones para los oídos. Madame, de cabello rubio, que hablaba un inglés excelente, dirigía la tienda, que no estaba demasiado bien surtida. Un verdulero venía dos o tres veces por semana con productos frescos. Frente al castillo había una tienda pequeña y amigable que ofrecía una selección ligeramente mejor de provisiones. Las instalaciones del campamento se mantuvieron muy limpias por un equipo enérgico y amigable de estudiantes holandeses. Los invitados que esperan elegancia, porque Boisson es un castillo, se sentirían muy decepcionados. Es más como un refugio rural informal, solo un poco deteriorado, donde lo pasamos bien paseando por un tranquilo camino rural mientras el sol se ponía detrás de las Cevennes. A unas pocas horas en coche de Boisson se encuentra la Galia romana: las ruinas bien conservadas en Nimes, Orange y Arles. Incluso los viajeros más experimentados se detienen para maravillarse, como yo, en el Pont du Gard de tres niveles saltando 900 pies a través del río Gard y llevando el acueducto romano que trajo agua a Nimes desde fuentes a 30 millas de distancia. A dos horas de Boisson se encuentra Aviñón con sus murallas, puente roto sobre el Ródano, Un festival de arte de verano y un palacio papal construido durante la estancia del papado en Francia del siglo XIV. Preferí la tranquilidad y los vinos de Chateauneuf-du-Pape, el sitio del palacio de verano del Papa en la cima de una colina. Un tercer campamento de Castels que disfrutamos fue en el departamento de Var, en Provenza. Llegamos desde el sureste, desde St. Tropez, en el estrecho camino que cruza el macizo de Maures hacia la capital regional de Draguignan. Me conmovió una parada en el cementerio militar estadounidense en Draguignan. Los únicos otros visitantes en ese momento, dos parejas francesas, murmuraron en silencio. Las ordenadas filas de cruces blancas en el verde cuidado rodeaban un enorme mapa en relieve de bronce que detallaba los desembarcos aliados en el sur de Francia en agosto de 1944. Anuncio de Draguignan, la carretera departamental corría hacia el noroeste. Pasamos pueblos con paisajes que recordaban las pinturas de Van Gogh y Cezanne. En uno de esos pueblos, Regusse, se encuentra el campamento de los Castels llamado Les Lacs du Verdon. Esta adición a la red es menos un castillo, pero cuenta con dos excelentes canchas de tenis. Alquilamos raquetas decentes y pelotas de tenis varias veces. También supimos que las reservas judiciales para las horas más frescas del día deben hacerse con uno o dos días de anticipación. El campamento se encuentra en una extensión ininterrumpida de bosques de matorrales y pinos. Elegimos un campamento en una guarida de pinos, pero el sol ardiente todavía brillaba sobre nosotros al mediodía, así que Bob colgó la mosca de lluvia de la tienda entre los árboles para dar sombra. Al lado de nosotros acampó a una pareja de Dublín. Compartimos mapas, historias y recomendaciones para otros campamentos de Castels, y por las noches vimos a los adolescentes en la pista de baile al aire libre junto a la piscina. El campamento tiene un acuerdo con un club de vela en Lac de Sainte Croix que permite a los campistas alquilar veleros o aprender a surfear por $10 medio día. Al otro lado del lago, en un terreno montañoso, se encuentra el espectacular cañón del río Verdon. No hay mucho más cerca del campamento, salvo los bosques y los pueblos de Regusse y Moissac-Bellevue. Regusse tiene un restaurante familiar lavado de blanco con una chimenea que ocupa una pared de fondo. Bob tenía buenas codornices y me gustaba el paté campestre, pero por lo demás encontramos que las comidas, por las que pagamos $7 por persona por tres platos, eran bastante normales. Comer era un poco más elegante en Moissac-Bellevue. Allí había un resort en la ladera, Le Calalou, con un comedor al aire libre donde disfrutamos de especialidades caribeñas. El pescado era prominente en el menú, y mi plato principal de cangrejos de río en una salsa marrón picante fue particularmente bueno. Las comidas completas comenzaron en $ 12.La actitud de la mayoría de los campistas que conocimos se resume en un incidente que ocurrió hacia el final del viaje. Habíamos decidido encerar la camioneta antes de devolverla a nuestros amigos. Habíamos estado puliendo afanosamente durante dos horas cuando un campista vecino dejó su pipa y su libro y se bajó de su silla. "Mi esposa y yo te hemos estado observando", dijo el inglés, "y nos estás agotando". ¿No te tomarás un descanso y tomarás una copa con nosotros? -- Por supuesto, lo hicimos. Si te vayas... ... .. Castillo de campamento, escriba a la Oficina de Turismo del Gobierno Francés (610 Fifth Avenue, Nueva York, N.Y. 10020, 212-757-1125) y solicite información general sobre acampar en Francia. Para un Castels et Camping-directorio Caravaning-para cada campamento, incluye una imagen en color, un mapa, una descripción de las instalaciones y actividades, fechas abiertas y si el propietario también alquila habitaciones o caravanas-escriba a Castels et Camping-Caravaning, 169 Avenue Victor Hugo, 75116 París, Francia. Se recomiendan reservas durante julio y agosto. Una llamada telefónica uno o dos días antes de la llegada siempre fue suficiente para nosotros. Por lo general, se entiende el inglés, aunque un poco de francés es útil. Las oficinas del campamento suelen estar cerradas para almorzar entre el mediodía y las 3 P.M. AnunciadaTodas las principales empresas de alquiler de coches operan en Francia, con precios bastante similares. Las tarifas incluyen con frecuencia kilometraje ilimitado y, a excepción de los automóviles más grandes, la opción de devolver el automóvil a una ciudad francesa que no sea su punto de inicio sin una carga de entrega. Para el alquiler de un autobús Volkswagen para nueve pasajeros a $399 a la semana, pruebe Auto Europe (21 East 40th Street, Nueva York, N. ¡Y! 10016, 212-578-4400 o 800-223-5555), una empresa que también alquila automóviles durante tres semanas o más, lo que es más económico que el alquiler estándar. Un Talbot Horizon, por ejemplo, podría alquilarse por $550, incluido el seguro y el impuesto al valor agregado. Los autos de la compañía pueden alquilarse en París y dejarse en Lyon, Burdeos, Perpiñán, Toulouse, Marsella o Niza. Además del equipo básico para acampar, también guardamos dos placas de plástico, dos cuchillos y tenedores y una navaja suiza en mi maleta. Una vez en Francia, compre una cofre de hielo de espuma de poliestireno, unas esteras tejidas para sentarse y un mapa de carreteras Michelin. El mapa 916, impreso en ambos lados y menos engorroso de desplegar, es bueno para toda Francia. En el vuelo revisamos tres artículos: dos pequeñas maletas de lona más una bolsa de lona. Eso dejó espacio para una cuarta pieza de equipaje facturado que regresaba a casa: una caja de vino. Llevamos nuestra cámara y una bolsa de lona resistente para ir de compras y viajes a la playa. Ligera la ropa. Para las vacaciones de campamento de un mes que tomamos encontré suficiente un vestido de verano, un vestido para salir a cenar, una chaqueta acolchada, un suéter de cuello alto, jeans bonitos, tres pares de pantalones cortos y camisetas, ropa interior, sandalias, tenis, traje de baño, toalla de playa, toalla facial y toallita. Bob trajo una chaqueta color caqui, jeans, dos camisas de punto, suéter con cuello en V, dos pantalones largos, tres pares de shorts y camisetas, ropa interior, tenis, sandalias, zapatos de cuero, bañador, toalla de playa, toalla facial y toallita. Elegimos confiar en el clima de verano tradicionalmente soleado en el sur de Francia y dejamos a raingear en casa. ¿-K.L.W.Una versión de este artículo aparece impresa el 15 de marzo de 1981, en la página 10010001 de la edición nacional con el titular: DOS FORMAS DE BAJO COSTO DE CERCA DE LOS GLORIES DE EUROPA LANZANDO SU TIENDA DE LOS TITUDES DE UN CHATEAU FRANCÉS? Reimpresiones del pedido | Papel de hoy | Suscribirse
How to Bathe and Clean Stray Kittens: Step-by-step Guide
What Is the Best Mattress Cover for You? - Mattress Cover Reviews
Best Party Linen, Best Linen for Banquet
This Is What Happens to Your Body When You Don't Wash Your Sheets Every Week (and It Will Put You Of
Affordable and Lovely Bed Linens Are Available in Australia
Bed Linen, Sheets, Pads, Duvet Covers, Quilts
Newest Mattress Cover, Best Mattress Protectors for Kids
What You Need to Know About Hotel Slippers
Table Clothes: Are They Worth It?
related searches
what time of year are face towel sales?-2021 hight quality face towel company
How to Bathe and Clean Stray Kittens: Step-by-step Guide
What Is the Best Mattress Cover for You? - Mattress Cover Reviews
Best Party Linen, Best Linen for Banquet
This Is What Happens to Your Body When You Don't Wash Your Sheets Every Week (and It Will Put You Of
Affordable and Lovely Bed Linens Are Available in Australia
Bed Linen, Sheets, Pads, Duvet Covers, Quilts
Newest Mattress Cover, Best Mattress Protectors for Kids
What You Need to Know About Hotel Slippers
Suministros profesionales de hotel para el hogar, experiencia de hotel profesional de alta calidad de vida.
Contáctenos
Tel : 86-020 3910 2888
Móvil: 86 189 3398 9901
Correo electrónico: Info8@eliyalinen.com  
¡Add: B16... Huachuang Technology Industrial Park... Jinshan Village... Panyu District... Guangzhou... China!

       

sin datos
         


       

Tel : 86-020 3910 2888
Móvil: 86 189 3398 9901
Correo electrónico: Info8@eliyalinen.com
Derechos de autor©2021 ELIYA Hotel Linen Co.... Ltd |   Mapa del sitio   粤ICP备15074832号
chat online
Ask for wholesale,bulk purchase,custom hotel linen product,LOW MOQ:100